sábado, 26 de noviembre de 2011

El renacer del Partido Socialista Obrero Español


El renacer del Partido Socialista Obrero Español, no podrá producirse sin volver a sus orígenes de izquierda tan necesario en nuestros días. Sin embargo, no existe ni existirá, nadie cien por cien de izquierdas, en la vida no existe nada puro todos tenemos tendencias de izquierdas y de derechas, la cuestión radica en cuáles de dichas tendencias prevalecen sobre las otras.


La conversión del PSOE al socia liberalismo, impulsando las privatizaciones, reduciendo los presupuestos a costa del bienestar de los ciudadanos, destinando recursos a la salvación de Bancos quebrados, reduciendo salarios a los funcionarios, congelando las pensiones, preparando el aumento de la edad de jubilación y sobre todo aumentando las desigualdades y la precariedad de los ciudadanos, conducen al PSOE y a España a un callejón sin salida.
Para poder liderar con determinación, el desarrollo democrático de España el PSOE, debe aprender de los errores cometidos, ser ejemplarmente democrático mostrar coherencia entre lo que proclama y lo que hace, no debe obsesionarse por el poder, las bases deben tener el máximo protagonismo. Es importante el liderazgo, desgraciadamente, pero también es necesario que el trabajo sea conjunto, que no dependa de unas pocas personas.
El PSOE debe ser un partido para el pueblo, que habla y actúa como lo hace el pueblo, hay que recuperar la comunicación con la sociedad, la cercanía al pueblo, en primer lugar la de los ciudadanos.
Debe conseguir transmitir ideas, que las ideas fluyan libremente por la sociedad, además de la claridad y sencillez en el lenguaje, debe recuperar su credibilidad ante la ciudadanía, debe ganarse la confianza mediante sus acciones, conseguir devolver la ilusión y la confianza a mucha gente.
El PSOE debe atraer de nuevo a sus filas a aquellos que en su día lo abandonaron, debe centrarse en recuperar el voto de mucha gente que en los últimos años ha votado a partidos de la izquierda radical y de muchos no sólo de izquierdas que desencantados han dejado de votar y han usado la abstención como forma de “denunciar” la falsa democracia que tenemos.
La democracia es el poder del pueblo, el pueblo debe ser protagonista del sistema político. 

No hay comentarios: